¿Es indispensable la dirección espiritual para llevar a cabo un proceso de discernimiento vocacional?