¿Qué hago en el momento en que no puedo parar?