¿Puedo ser seminarista si me gustan mucho las mujeres?