¿Escucha Dios nuestras oraciones?