¿Por qué el amor es una decisión y no únicamente un SENTIMIENTO?