¿Era un llamado de Dios?