Ante la muerte que amenaza: ¡la familia!