¿Se puede amar a los demonios y a los condenados? ¿Podemos rezar por ellos?