Ya sabíamos que nuestro bebé venía con malformaciones

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Ya sabíamos que nuestro bebé venía con malformaciones

A todos nuestros amigos y familiares queremos compartirles algo. En el ultrasonido de Coral nos informaron que nuestro bebé viene con algunas malformaciones genéticas. Todavía no sabemos bien qué es, pero sabemos que es serio. Sin duda fue un día muy especial, lleno de emociones encontradas. Coral y yo ya sabíamos que nuestro bebé venía con malformaciones, no sabemos por qué, pero los dos lo sabíamos, ya lo habíamos platicado. De hecho, desde novios habíamos pedido a Dios que si iba a mandar un bebé así al mundo que nos tocara a nosotros, porque a esos bebés los matan o los tiran a la basura, si de todas maneras lo iba a mandar, que nos lo mandara a nosotros. Nosotros lo vamos a querer y cuidar como nadie más.

No es coincidencia que Coral y yo estemos juntos y dedicados a formar una familia, por algo pasan las cosas y les puedo decir que me siento plenamente feliz. Es difícil de explicar pero sentimos que Dios nos hizo caso, que después de darnos los mejores padres y hermanos y los mejores 2 hijos ahora nos bendice con una criatura que es incapaz de hacerle el mal a nadie. Fernando (así le pusimos ya) viene del cielo y sigue en el cielo. ¿Qué mejor palanca queremos para llegar ahí?

Hoy en día la vida parece muy fácil. Si no queremos algo, lo desechamos y lo cambiamos. Cuando nos casamos, Coral y yo decidimos hacerlo no por los buenos momentos que pasaríamos juntos, sino por los momentos difíciles que sabíamos nos iban a pasar. Sabíamos que juntos podíamos superar todo lo que pasara. Sabemos ahora que los momentos más complicados están por venir, que nuestra vida va a ser distinta, pero más feliz. Somos personas alegres y nunca vamos a dejar de serlo.

Es difícil, pero no estamos solos, nos tenemos a nosotros, a nuestros hijos, nuestra familia y amigos. Dios nos dio una familia muy especial, a mi Patricio, Tatiana y Fernando, cada uno distinto, cada uno especial. Somos, creo yo, la familia más feliz del mundo. Ayer Dios nos dijo que nos quiere en el cielo y nos mandó la llave. Esto que les queremos compartir lo hacemos con todo el orgullo y cariño del mundo, igual que presumimos nuestros otros hijos, hoy les presumimos a Fernando.

Coral, Alonso, Pato, Tatis y Fer

Ciudad de México