¿Y con cinco años se puede empezar a trabajar la responsabilidad o son pequeños todavía?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

A los niños de cinco años tenemos que empezar a ayudarles a tener  la capacidad de asumir los nuevos retos que se les presentan. Este año despediremos a vuestros hijos de infantil y tienen que ir adquiriendo independencia y autonomía para las cosas cotidianas.

 

Queremos desde ahora, enseñarles a ser en el futuro personas capaces de decidir y actuar adecuadamente.

 

Todos sabemos que la responsabilidad, como virtud, es la capacidad de asumir las consecuencias de las acciones y decisiones buscando el bien propio junto con el de los demás. Ejercer adecuadamente la responsabilidad conlleva seguridad y confianza en uno mismo. Los niños deben aprender a aceptar las consecuencias de lo que hacen, piensan o deciden. Nadie nace responsable.

 

La responsabilidad se va adquiriendo, poco a poco. Se consigue solo mediante el esfuerzo diario de padres y profesores. Y siempre a través de la existencia de normas y límites. Unas ideas para ir trabajando:

 

-No debes permitir que te hagan las cosas que tú puedes hacer solo: aseo personal, orden en tu ropa y juegos.
       -Intenta ser cuidadoso con tus juguetes, material escolar y procura no perder nada.
      -Tienes que colaborar en tu casa y en el colegio y hacer bien lo que te manden por que de ti dependerá que los demás estén más a gusto.
      -Las normas y los horarios de casa son para cumplirlos, además todos estarán más alegres.
       -A tus amigos procura tratarlos como desearías que te traten a ti.
       -Participa en los juegos aunque no seas tu quien los elijas.
       -Tu casa, tu colegio, tu calle, son algo tuyo, debe importarte su cuidado y su limpieza.

 

Antes de encomendar cualquier encargo:

 

- Conviene  que los niños tengan muy claro lo que se espera de ellos, normas, encargo... Explicar con claridad y comprobar que la ha entendido bien.
       - Es importante que las personas adultas (padre, madre, abuelos, cuidadora)  que conviven con el niño se pongan de acuerdo en la responsabilidad a exigir. Es fácil escuchar “papá me deja….
       - Mostrarles confianza, no enviar mensajes como “déjame ya lo hago yo…). No adelantarnos ante cualquier necesidad sin darle tiempo a que intenten solventarlo.
       - Alabarles cuando lo hacen bien.
       - Antes de exigir una tarea, tener claro que es capaz y que tiene el espacio adecuado para hacerlo.
       - Paciencia: no siempre realizan una tarea perfecta, ni rápida.
       - Hacerle sentirse capaz de realizarla bien y darle seguridad.
       - En algunas ocasiones dejarle elegir (sacar al parque bici o patines).
       -No permitir que abandone una tarea elegida porque favorece la inconstancia.
       - Es importante que los niños sepan que las órdenes no se van a repetir.
       - Y tiene que saber que cuando no hace una cosa, hay consecuencias.

 

Cuando los niños se niegan a realizar una tarea, puede ser por varios motivos:

 

- o porque nunca sufre las consecuencias de sus acciones. (No le gusta el bocadillo, no lo come, se le da otra cosa) deben asumir las consecuencias naturales de sus acciones.
       - Incumplimiento de castigos (como no hagas esto,….)

 

Ante el “no se” “no puedo”, animarle a realizar la tarea con ayuda. Ante el “no quiero” actuar con serenidad, pero con firmeza.

 

Es importante que los padres no hagamos comparaciones con otros hijos, que evitemos la sobreprotección, así como comentarios que generen inseguridad, y las amenazas. Los padres debemos estar siempre de acuerdo delante de los hijos.