¿Universidad o seminario?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Universidad o seminario?

Felipe pregunta:

Desde hace tiempo tengo sin resolver la interrogante de mi vocación: convertirme en sacerdote o religioso. Tengo bastante claro que Dios me llama. Sin embargo, siempre he pensado que mis padres desearían que yo fuera a la universidad y ganara experiencia de vida antes de aplicar a algún seminario. Estoy en último año de colegio este año y me pregunto qué es lo que debería hacer. ¿Me voy primero a la universidad para madurar o más bien debería seguir mi vocación ya? Apreciaría  algún consejo para mi decisión.                                          

Querido Felipe

No es necesario ir a la universidad antes de entrar a un seminario. Hay quienes es mejor y hasta necesario ir a la universidad primero, pero mi experiencia me dice que son los menos. Aún así, hay seminarios y ordenes religiosas que por sus propios motivos, exigen a los candidatos potenciales ir a la universidad antes de entrar. Usualmente, ellos proveen algún tipo de programa de soporte a sus candidatos mientras cursan la universidad.

Así, para responder a tu pregunta: no solo planees en ir a la universidad y decidir tu  vocación después. Trata de utilizar tu último año escolar para obtener una respuesta y tomar una decisión al respecto. Tú pareces estar pensando en una vocación. O por lo menos estas abierto a la posibilidad y te expresas bien. Así que, asumiendo que todo en tu vida es así de normal, me veo inclinado a pensar que lo tuyo es vocacional. Para responder tú pregunta de qué debes hacer, te propongo lo siguiente:

Usa tu 4to medio para tomar pasos mas grandes para abrirte con entereza a Dios. Continúa con tus oraciones y pregúntale a Dios como puedes ayudarlo a él y al resto poniéndolo a él siempre en el centro. También para obtener información. Empieza desde el punto en que te encuentras ahora. ¿Estas inicialmente atraído al sacerdocio diocesano a la vida religiosa? ¿Hay alguna diócesis u orden religiosa que conozcas que te atraiga? Comienza por ponerte en contacto con ellos y ve donde te guía.

Consíguete un director espiritual. El te ayudara a escoger y ver las diferencias entre la realidad y tus sentimientos y te dará luz si es que estas muy confundido con mucha información en demasiados seminarios.

Si para final de año vez que puedes tener una vocación y estas seguro de donde deberías ir, habrás resuelto tu duda sobre la universidad. Si la diócesis u orden a la cual quieres entrar te aceptan sin ir a la universidad y tu director espiritual no ve inconvenientes en aquello, entonces ve y continúa con tu seminario sin la universidad. Si la diócesis u orden prefiere que curses la enseñanza superior primero, entonces ve a la universidad, intenta resolver los problemas financieros que aquello implica y mantente enfocado en el sacerdocio. Esto evitará que desperdicies tu tiempo en la universidad y de perder el camino de tu vocación. 

Un consejo final de experiencia personal de la vida: la verdadera experiencia que queremos obtener de la vida es fuerza de carácter que necesitamos para ser leal a nuestras convicciones. Cualquier otra experiencia daña más de lo que ayuda. No tienes que ir a la universidad para adquirir esta madures, sino que también la puedes obtener en un seminario; y un buen seminario siempre pondrá como prioridad tu madures humana. Lo que es mas, siendo que somos débiles y fácilmente influenciables por otros, la experiencia que los poco cautelosos acumulan en la universidad, es comúnmente dañina.