La unica fuerza capaz de superar nuestro egoismo


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Quiere usted poner un remedio eficaz en la raíz del mal? El planteamiento es sencillo, aunque la realización compromete toda la vida: puesto que el hombre nada hace que no arranque de sí mismo y retorne a sí como en un sistema planetario cerrado, necesita una fuerza que supere esta inercia gravitacional que le aprisiona, es decir, debe buscar otro centro en torno al cual gire su vida. Y la única fuerza capaz de trascender su mundo cerrado es CRISTO, ideal de la humanidad, potencia salvadora, modelo y amigo íntimo. El unirse a su persona, el participar de su misión le ayudará a romper la barrera de su amor propio, sublimando toda su energía y valores personales.