Una vocación al servicio de los hombres


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Procura ahora estar atento al llamado de Dios y sigue con entereza su camino. Esfuérzate por comprender la dignidad y el compromiso de tu vocación que te coloca en medio de los hombres para ser antorcha viva que ilumine e impulse la fe de todos aquellos que encontrarás en tu camino; para ser levadura que transforme la vida de los hombres y las realidades de este mundo en un reino de justicia, de verdad y de amor: en Reino de Cristo.