Una mañana en el campo


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Una mañana en el campo

Una mañana pasada en el campo.

Me encanta la vida en el campo.

Son mis amigos losárboles,

las montañas, los lagos,

el sol y las estrellas;

los amaneceres y las puestas de sol.

Hasta los grillos nocturnos

y las mariposas

me llenan de alegría .

No quisiera perder esta simpatía entrañable

hacia esos emisarios de la gloria de Dios.

Son un libro abierto de las grandezas del Altísimo,

un salmo cantado con ritmo sonoro,

y con solos de violín o flauta,

como son el jilguero y la tórtola.

La campiña me habla de Dios,

Del Dios que alegra mi vida.