Un solo asunto.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Un solo asunto

Cuando me siento a trabajar

tomo un asunto solo,

lo ataco decididamente a él solo,

concentro en él toda mi capacidad mental;

y cuando está concluido,

cierro la carpeta y tomo el siguiente

y hago lo mismo con él.

¡Qué fácil,

qué descansado es luchar, cuerpo a cuerpo,

con un solo enemigo!

En poco tiempo

todos los enemigos están derrotados.