Un hombre nuevo.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Un hombre nuevo

Qué fácilmente habías olvidado

los grandes verdades de la vida,

qué dura caparazón de rutina,

inconsciencia y pereza

traías pegadas a la piel.

¡Qué miserable entraste

por la puerta de la casa de retiros!.

Cuando cruces de nuevo esa puerta

serás un hombre nuevo.

He visto a muchos nacer de nuevo

en un retiro.