¡Tú puedes!


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¡Tú puedes!

Es un crimen condenar a un ser humano

a la inseguridad,

al balbuceo,

al temblor permanente

mediante frases, como éstas:

“Eres un inútil,

tú nunca llegarás a nada”.

Bienaventurado el que rescata

de esas cadenas a un pobre pusilánime.

Dar un pan a un pobre es acción hermosa,

pero dar valor a un tímido

es cien veces más misericordia.