Tu eres eterno


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Tú eres eterno

Tú eres eterno y esperar no te cansa.

Tú nunca dirás que estás harto o triste

desesperado.

Tú eres la esperanza, la juventud eterna,

la alegría permanente.

Tu amor no se marchita

con mi tenaz resistencia.

Yo sé, Señor,

que siempre eres más grande

que mis enormes miserias,

que tu misericordia supera con mucho

mis innumerables pecados,

porque eres El Amor.