Todos pueden.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

todos pueden

Eso que yo hago: luchar y fracasar,

empeñarme y arañarme

y caerme de cansancio

y estirar la fe en la esquiva victoria,

¿quién no lo puede hacer?

Si el tiempo que se emplea

en maldecir el destino

y en creer que es imposible la tarea,

en trabajar se empleara,

algún fruto aportaría.

Ya sé que no se puede...

pero yo lucho por las metas imposibles.