¿Tienen algo que ver los ATENTADOS TERRORISTAS en Estados Unidos con el MENSAJE DE FÁTIMA?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Respuesta:

Estimado:

El mensaje que está circulando y que le ha llegado a usted es falso. Jesucristo dijo que nadie sabe ni el día ni la hora; ni siquiera el hijo del hombre
(es decir, que ni siquiera Jesucristo debía decírselo a sus apóstoles).
Todavía no nació ninguna religiosa ni ningún Papa más grande que
Jesucristo. No se preocupe y viva en gracia de Dios; la mayoría de
nosotros tendremos que rendir cuentas a Dios antes de que llegue el fin
del mundo.

En Cristo y María Santísima.

Transcribo una aclaración de la Santa Sede relacionada con esto[1].

La Congregación para el Clero ha dado a conocer, mediante un comunicado
firmado por su Prefecto, el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, y por el
Secretario, Mons. Arzobispo Csaba Ternyak, que un sacerdote canadiense
que ha convocado a un congreso en Roma, se encuentra suspendido de sus
ministerios sacerdotales.

El comunicado señala
que a la Santa Sede 'han llegado varias noticias acerca de la
celebración en Roma del 7 a 13 de octubre de 2001 de una llamada
Conferencia por la Paz en el Mundo organizada por el P. Nicholas
Gruner, de Canadá'.

'La Congregación para el
Clero, por mandato de la Autoridad Superior, quiere precisar que sobre
don Nicholas Gruner pesa una suspensión 'a divinis' confirmada por una
sentencia definitiva del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica'.
'Por lo tanto, las actividades de don Gruner, entre las cuales dicha
conferencia, no gozan de la aprobación de las autoridades eclesiásticas
legítimas'.

El P. Gruner nació hace 59 años en
Canadá, pero se ordenó en 1976 en la diócesis italiana de Avellino; la
misma que le impuso la suspensión luego que el sacerdote insistiera en
sus antojadizas interpretaciones sobre el secreto de Fátima.

Tanto el Papa Juan Pablo II como la Hermana Lucía, la única
sobreviviente de los tres videntes de Fátima, han hablado en alguna
ocasión con el sacerdote, editor de una muy bien editada revista
denominada 'Cruzado de Fátima', y director de una iniciativa denominada
'Cruzada Internacional del Rosario de Fátima', para explicarle que el
Tercer Secreto no implicaba ningún 'misterio particular' ni
catastrófico, y que el deseo de la Virgen de consagrar Rusia a su
Inmaculado Corazón ya había sido cumplida.

Sin
embargo, Gruner ha insistido en su propia versión, creando alarmismo y
acusando a Sor Lucía y al mismo Pontífice de ser 'desobedientes' a la
Virgen. Más aún, según el controvertido sacerdote, el ataque a las
torres gemelas en Nueva York y al Pentágono en Washington son supuestos
'mensajes' de la Virgen -o 'castigos'- por no 'consagrar a Rusia' al
Inmaculado Corazón.

Debido a su actitud
conflictiva, a su sistemática desobediencia a los obispos -y no sólo al
suyo propio en Avellino- y a su tendencia a difundir historias
catastrofistas entre los fieles, la diócesis de Avellino -en la que
nunca aceptó servir como sacerdote- lo suspendió en sus funciones y
luego la máxima autoridad judicial del Vaticano confirmó esta decisión.

Gruner sin embargo no se ha retractado ni ha obedecido a la orden de
acatar la suspensión, ha lanzado una campaña de recolección de firmas
para 'doblegar' a la Santa Sede y ha mantenido una actitud desafiante,
señalando que la Signatura Apostólica 'no sabe ni un gramo de derecho
canónico'.

Por este motivo, el Dicasterio que
preside el Cardenal Castrillón se ha visto obligado a hacer la
aclaración, para evitar que los fieles crean que el susodicho congreso,
por realizarse en Roma, cuenta con el apoyo de las autoridades
eclesiásticas, cosa que no es verdad.

Más aún,
Carlos Evaristo, un agente de viajes que durante años colaboró con
Gruner organizando peregrinaciones a Fátima durante años, advirtió que
el último congreso organizado por el sacerdote en Fátima dejó un forado
económico en costo de hoteles, faxes, llamadas telefónicas y servicios
a la habitación.

Más aún, Evaristo recordó al conflictivo sacerdote
recordar las palabras que Sor Lucía le dirigiera a través del Cardenal
Antony Padiyare: 'Dígale al sacerdote que debe tener la humildad de
aceptar que la Consagración (del mundo a Fátima) fue hecha
correctamente y que él está pidiendo demasiado...'.