¿El tener una duda sobre la vocación significa ya que estoy llamado?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿El tener una duda sobre la vocación significa ya que estoy llamado?

Marco Aurelio pregunta:

¡Hola P. Ricardo!

Soy Marco Aurelio y le he escrito en otra ocasión. Gracias por lo que me aconsejó en la otra pregunta. Me ha ayudado mucho. Ahora vengo con otra... Hace poco me entro la duda si yo podría ser sacerdote. Nunca lo había pensado, pero me quedé algo inquieto. ¿El haber tenido esa duda es señal que de que estoy llamado a ser sacerdote? ¿Qué pasa si no sigo esa duda o si no vuelve a aparecer?

Muy querido Marco Aurelio,

Me alegro que te haya servido la otra respuesta y te agradezco que hayas tenido el detalle de hacérmelo saber.

Ciertamente Dios es muy original y creativo para hacer descubrir a los hombres un llamado a una especial consagración. Sin embargo, una duda no es una certeza, y no creo que pueda edificarse toda una vida sobre una duda.

Por lo tanto, el que alguna vez te hayas planteado que Dios te podría llamar a ser sacerdote no quiere decir que tengas vocación. Sí es un detalle de generosidad muy hermoso el que tú le des a Dios la primera oportunidad y quieras hacer lo que a Él le agrada. Eso conmueve el corazón de Dios en un mundo en el que a veces el egoísmo parece prevalecer.

Pero la posibilidad de tener vocación no equivale a tener, de hecho, la vocación. Sí se puede dar el caso que, de pronto, surja la duda, y empieces a rezar más, a investigar, a preguntar a Dios en la oración, en los sacramentos... y llegues a la certeza de que Dios te llama.

Así pues, la duda no es un buen cimiento, pero puede ser el banderazo de salida para un proceso de discernimiento sereno y maduro de la voluntad del Señor.

El haber pensado en ser sacerdote no es señal de que tengas que serlo, pero si tienes la suerte de que Dios se haya fijado en ti, te animo a decirle que sí. No te vas a arrepentir.

Si puedes, habla de tus inquietudes con tu párroco u otro sacerdote de tu confianza. Ellos te ayudarán a descubrir si esto es una llamada de Dios o una simple ocurrencia tuya o una actitud de honestidad delante de Dios, del que sabe que todo lo ha recibido de Él y quiere poner todo a su servicio donde Él quiera y como Él quiera.

Te encomiendo. No dejes de pedir por el equipo de vocacion.org para que seamos instrumentos dóciles al servicio de la Iglesia y de los jóvenes.

Cuenta con mis oraciones.