Subir a la cima.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SUBIR A LA CIMA

He amado la vida, el sol, las nubes,

el purísimo azul del cielo,

las montañas que estrenan manto verde.

He llorado , he gritado,

he golpeado con los puños esos años,

esos días en que no he vivido,

en que he sido un anciano,

aunque mi cuerpo era el de un joven.

Quiero salir al aire libre,

subir a la cima,

respirar a pulmón lleno el aire puro

y contemplar, con el alma extasiada,

los anchos horizontes,

mirar más lejos,

mirar el rostro de Dios

pintado en esos horizontes.