¿Son mis pecados señal de que no tengo vocación?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Son mis pecados señal de que no tengo vocación?

Alex pregunta:

Estoy confundido y un poco triste. Desde hace un tiempo he estado pensando que quizás Dios quiere que yo sea sacerdote, pero tengo algunos problemas. He hecho algunas cosas malas (que nadie conoce). He usado Internet para ver imágenes malas y he cometido también actos impuros como consecuencia. Me he confesado, pero no dejo de hacerlo. No sé porqué. Pero me pregunto si esto no es un signo claro de que Dios no quiere que sea sacerdote.

Querido Alex,

Nuestra debilidad en el campo de nuestras tendencias sexuales puede ser humillante. Especialmente si sabemos que algo está mal pero no logramos entender por qué, si sabemos que está mal, ni podemos superarlo o resolverlo.

El hecho es que somos débiles. Es también un hecho que el demonio nos tienta. Es además un hecho que la posibilidad de acceder tan fácilmente y en privado a material inconveniente en Internet hace que nuestra debilidad sea más evidente. También hay que tomar en cuenta lo agresivo que es el ambiente de un mundo obsesionado por el sexo. ¿Cómo podemos vivir nuestra sexualidad según el plan de Dios?

Gracias a Dios, hay algunas cosas que puedes hacer.

En primer lugar, tienes que rezar y hacerlo bien. Dile a Dios por qué necesitas su ayuda. Cada vez que oras, o que vas a Misa y a la comunión, dile que eres muy débil para poder corregir por tus propias fuerzas tu problema. Necesitas su ayuda. Dile que lo necesitas para cambiarte en tu interior para que quieras lo que está bien y no sólo sepas qué es lo que está bien.

También es muy recomendable que tengas un buen director espiritual y un confesor al que acudas de manera ordinaria. Háblale con claridad del tipo de problema por el que estás pasando. Quizás te cueste al inicio, por lo que si te resulta muy difícil decirlo, escríbelo y que él lo lea. Dile que eso es lo que quisieras decir pero no puedes. Una vez que das ese primer paso, las cosas serán más fáciles.

Lo tercero que debes hacer es establecer con él un sistema para ver si vas progresando. Si la causa principal de nuestras caídas es nuestra debilidad, tenemos que tener algo que nos ayude a mantenernos a flote. Por ello, te recomiendo que seas muy concreto y que de centres en aquello que hará la diferencia: el tipo de páginas de Internet que visitas, con quién entras al internet, el tipo de mensajes que recibes, etc. Primero ocúpate de este aspecto. Después atiende a otros puntos, como tus pensamientos, etc. Hay que ir a las causas que suscitan tu debilidad.

Es recomendable que eches un vistazo a tus actividades, en qué ocupas tu tiempo. Asegúrate que hay una buena mezcla de actividades a lo largo del día: escuela, deporte, trabajo, oración, aficiones y actividades en equipo (por ejemplo un equipo de deportes, o en tu parroquia, o un grupo de música), etc. Entre más tiempo estés solo delante del monitor, será más probable que cedas a la tentación Encuentra buenos amigos. Hagan juntos cosas que valen la pena. Manténte ocupado. Gran parte del problema está en tu cabeza, y frecuentemente lo que necesitas es un poco de oxígeno.

Estos son unos puntos para empezar. Por lo que me dices, parece que te has metido en algunos líos Seguramente requerirás una buena dosis de esfuerzo para salir, pero estoy seguro de que con la ayuda de Dios podrás superarlo y vivir como tú y Dios siempre han soñado. Tu director espiritual te ayudará mucho.

Cuenta con mis oraciones a la Santísima Virgen María.