Somos como niños, Dios nos puede hacer felices con cualquier cosa