Siembra de esperanza.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Siembra de esperanza

La vuelta al colegio,

a la vida ordinaria,

a la tarea de abrir nuevos surcos;

plantar nuevas semillas,

y esperar una exuberante cosecha.

Sembrar con ilusión,

regar con paciencia,

cosechar con regocijo en el alma:

¡Eso es vivir!

Al mirar atrás

y ver los campos en flor,

los frutos madurando en las ramas de losárboles,

comprendo la alegría del campesino

recogiendo en su canasta los frutos.

Yo sembré en las almas de tantas niñas y niños

la semilla de Dios.

Ojalá que al marchar,

y al volver la vista atrás,

pueda ver los campos inmensos,

de mieses doradas

y pueda gritar a los vientos:

¡Valió la pena vivir!

"