Si siento que no estoy llamada al matrimonio, ¿es eso una señal de que tengo vocación?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Si siento que no estoy llamada al matrimonio, ¿es eso una señal de que tengo vocación?

Lucía pregunta:

No puedo imaginarme como una mujer casada, con un esposo e hijos. No me veo como madre, aunque creo que el matrimonio es una vocación maravillosa para quienes la tienen. En mi corazón, siento que Dios me llama a ser religiosa y no hay nada que me haga pensar que la vida religiosa no es para mí. Pero no sé si siento que debo ser religiosa simplemente porque no me veo como una mujer casada. No sé si elijo la vida religiosa porque yo lo quiero y porque así es como puedo ayudar a quienes sufren o más bien porque es la única vocación que conozco que además del matrimonio. Estoy tratando de descubrir cuál es la voluntad de Dios en medio de este caos emocional y confusión por la que atravieso pero parece que no consigo hacer luz. No sé si estoy haciendo algo mal en mi oración o si Dios simplemente no quiere hablarme ahora ¡Ayuda!

Muy querida Lucía,

Gracias por tu pregunta. Me parece que lo primero que Dios te pide es que te eleves por encima del mundo de los sentimientos. Precisamente para eso te ha dado los dones de la inteligencia y de la voluntad y los ha enriquecido con las virtudes teologales (fe, esperanza y caridad) el día de tu bautismo.

Para poder descubrir la voluntad de Dios creo que necesitarás a alguien que te conozca bien, con todo y tus circunstancias particulares para poder poner orden en tus actitudes hacia el matrimonio. Tú dices que lo aprecias como una vocación, que por otra parte te sientes llamada a la vida religiosa, pero no estás segura si tu deseo de ser religiosa se debe sólo al hecho que te hace descartar la opción del matrimonio. Así que quizás hay aquí un punto que tendrías que trabajar y resolver a fondo en la oración y la dirección espiritual.

Me parece que te puede ayudar mucho el que veas más el aspecto positivo de lo que es la vida religiosa, y no tanto lo que dejas. ¿Quieres entregarte totalmente a Cristo, en cuerpo y alma? ¿Quieres servir a Cristo en los demás? ¿Quieres ofrecerle el sacrificio de la pobreza y la obediencia, además del de la castidad? Céntrate en lo que honestamente quieres hacer, no en los sentimientos conflictivos o en reconsideraciones escrupulosas. Purifica tus motivaciones. Es decir, si no estás segura de las razones profundas por las que buscas la vida religiosa, te recomiendo que refuerces concientemente las correctas (amor a Cristo y a las almas) en la oración, pidiéndole que te ayude a buscar lo correcto por las razones correctas.

Creería que éste debería ser el tema principal de tu oración. Pero sin duda necesitarás una buena dirección espiritual para resolver los diversos aspectos de tus dudas.

Que Dios te bendiga.