¿Y si fracaso?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Y si fracaso?

Rodolfo pregunta:

Quizás Dios me esté llamando a consgrarle mi vida. Pero me da miedo. ¿Qué pasa si fracaso?

 

En la vocación consagrada -y de hecho en todo seguimiento de Cristo- el fracaso no es posible si nosotros nos aferramos a Cristo.

Dios lo único que espera de ti es tu libre decisión de amarle y de aceptar su voluntad sobre ti. Por eso, mientras tú estés dispuesto y digas "Señor: ¿qué quieres que yo haga?", no te puedes equivocar.

Ahora bien, es cierto que hay personas que emprenden el camino del sacerdocio o de la vida consagrada y luego lo dejan. Puede ser porque descubran que Dios no les llama por ese camino (y entonces, no es un fracaso, sino un logro, porque han sido generosos con Dios y le han dado la primera oportunidad), o bien porque, sabiendo que Dios les llama, prefieren no seguirle (y entonces sí, hay un fracaso, pero se debe a nosotros, no a Dios).

Quien quiere ser fiel, debe seguir el consejo de Cristo: vigilar y orar. Es verdad, tomar una decisión siempre implica un riesgo.. tanto para quien se consagra como para quien se casa... pero no tomar una decisión por miedo al futuro no es más que cobardía y es, de suyo, ya tomar una posición por el no.

¡Ánimo! Analiza qué te pide el Señor y dale lo que Él quiera. Él es tu felicidad y sabe dónde debes buscarla. No te defraudará.