Santa María de la Cascada


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Santa María de la Cascada.

Este rincón de la naturaleza

me ha mantenido joven y entero.

En ratos perdidos

he subido a las montañas.

He hablado a solas con mi Dios

entre losárboles del bosque.

Me he sentido feliz junto a la cascada,

rezando salmos cerca de la gruta de la Virgen,

paseando por las avenidas empedradas

y los senderos silenciosos

y junto al riachuelo.

Y he sentido los pasos de Dios

por el bosque y por mi alma.