Quiero que estudies.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Quiero que estudies

Para hacerme amigo de un perrito,

le doy de comer y le acaricio;

y el perro se hace mi amigo,

me mueve la cola,

corre a mi encuentro

y me acompaña a todas partes.

Si quiero que un niño estudie,

¿qué hago? ¿Qué hacen muchos papás?

Palo, amenazas y castigos;

le recalcan que es un tonto,

un flojo y un imbécil.

El niño se asusta, se lo cree

y, a lo sumo, estudia por miedo al castigo

¡Qué pobre motivación!