¿Qué tengo que hacer para ser seminarista misionero?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Qué tengo que hacer para ser seminarista misionero?

Luis Carlos pregunta:

Padre, hace poco estuve leyendo sobre el trabajo de los misioneros en África y Asia y desde entonces no puedo quitarme de la cabeza la idea de que yo tengo que ir para allá para ayudarles y darles a conocer a Cristo. Esto confirma, además, mi inquietud por el sacerdocio. Pero no sé por dónde empezar... ¿cómo puedo llegar a ser un seminarista misionero?

Muy querido Luis Carlos,

En la historia de cada vocación es siempre maravilloso ver cómo Cristo se hace presente y va descubriendo su voluntad. Qué bueno que has sabido acoger en tu corazón esa inquietud para ser misionero y darle ese enfoque a lo que puede ser tu camino para servir al Señor.

Para ser seminarista misionero, lo más recomendable sería que te informaras si en tu país hay algún seminario para las misiones extranjeras. Si lo hubiera, quizás ahí sería el primer lugar al cual deberías acudir. Existen también los así llamados sacerdotes Fidei Donum, quienes pertenecen a una diócesis pero que son enviados por su obispo a colaborar en las misiones en algún lugar en donde se realiza la primera evangelización. Hay muchas diócesis de países de más antigua cristiandad que envían sacerdotes a una diócesis específica o un territorio de misiones concreto. Infórmate en tu diócesis para ver si existe esa posibilidad.

Finalmente, otra posibilidad sería ingresar a una comunidad o congregación religiosa misionera. Ahí te formarías y prepararías para dedicarte de por vida a la misión en el lugar al que te envíen tus superiores. Hay, a Dios gracias, muchas congregaciones dedicadas a las misiones. Sería conveniente que preguntaras en tu diócesis si hay alguna congregación misionera que puedas visitar. En la Conferencia Episcopal de tu país deben tener una lista de las comunidades y congregaciones presentes y podrías ir a visitarles para conocer más de cerca su carisma.

Además de estos elementos de carácter "práctico" está lo más importante: vive cerca de Cristo Eucaristía, de los sacramentos y pide consejo a un sacerdote de tu confianza, para que él te ayude a discernir qué es lo que Dios te pide y cuál es el lugar en el que Él desea que lo sirvas a Él y a tus hermanos.

Te encomiendo especialmente en mis oraciones en este mes de octubre, dedicado al rosario y a las misiones.