¿Qué pasa si un seminarista se enamora?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Respuesta:

Estimado:

El celibato es obligatorio para los clérigos de rito latino: 'Los clérigos están obligados a observar continencia perfecta y perpetua por el Reino de los cielos, y por lo tanto quedan sujetos al celibato, que es un don peculiar de Dios, mediante el cual los ministros sagrados pueden adherir más fácilmente a Cristo con corazón indiviso y dedicarse con mayor libertad al servicio de Dios y de los hombres' (Código de Derecho Canónico, c. 277 § 1).

Por tanto, si un seminarista no es capaz de dominar sus afectos reservándolos exclusivamente para Dios, es señal que no tiene idoneidad para la vida clerical. Por eso el Papa Pío XI indicaba como falta de idoneidad moral ('no han sido hechos para el sacerdocio')'quien especialmente está inclinado a la sensualidad, y a través de una larga experiencia no ha demostrado saberla vencer' (Ad Catholici Sacerdotii, 61). Y añade: 'Piensen los superiores de los Seminarios, piensen los directores espirituales y los confesores la gravísima responsabilidad que asumen a los ojos de Dios, ante la Iglesia, ante los jóvenes mismos, si no han hecho por su parte lo posible para impedir este paso [la ordenación sacerdotal]' (Ibid., 62). Y Pablo VI: 'Los sujetos que se descubran física, psíquica o moralmente ineptos, deben ser inmediatamente apartados del camino del sacerdocio: sepan los educadores que éste es para ellos un gravísimo deber; no se abandonen a falaces esperanzas ni a peligrosas ilusiones y no permitan en modo alguno que le candidato las nutra, con resultados dañosos para él y para la Iglesia. Una vida tan total y delicadamente comprometida interna y externamente, como es la del sacerdocio célibe, excluye, de hecho, a los sujetos de insuficiente equilibrio psico-físico y moral, y no se debe pretender que la gracia supla en esto a la naturaleza' (Sacerdotalis coelibatus, 64).