¿Qué les pasa a los jovenes?


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

"

¿Qué les pasa a los jóvenes?

¿Qué pasa con esa juventud inquieta de nuestras ciudades, que se encuentra en la primavera misma de la vida, pero no siempre se ve contenta y satisfecha?

Parece que ser felices a esa edad debería ser cosa fácil, la edad del crecimiento físico, la edad del estudio, del soñar, del deporte, la edad del amor. Pero algo grave debe estar sucediendo, cuando se encuentran tantos jóvenes, muchachos, muchachas tristes, amargados, hartos de la vida, vacíos; algunos tienen el valor de decirlo, otros no lo dicen, pero no necesitan decirlo, porque se les ve tristes, muy tristes. Quizás por un rato echen a rodar sus carcajadas, pero sólo para tapar su tragedia interior .

¿Será que no encuentran sentido a sus vidas? Vivir sin saber para qué, es ciertamente muy triste, ¿Será que ellos sueñan idealísticamente en el amor, en la paz, y se encuentran con una sociedad donde impera el odio y el rencor,? o ¿será que les ha dicho que la felicidad se compra con la droga, con el alcohol, jugando con el amor y han visto que todo esto les ha hecho más desgraciados?

¿No, será, que mirando el futuro de su vida no encuentran seguridad ni económica, ni social, ni familiar? ¿Qué será de ellos, de su familia, de su trabajo? ¿O será, una juventud marchita y destrozada en la primavera misma de la vida por falta de Dios, por falta de valores auténticos humanos, morales y espirituales, valores por los que valga la pena luchar?

¿Qué les pasa a tantos jóvenes? Yo creo que ni ellos mismos saben lo que les está pasando, y, cuando un enfermo no sabe qué enfermedad tiene, es muy difícil curarse. Ellos sólo alcanzan a experimentar que andan mal, que no están satisfechos, que no encuentran lo que buscan. Algunos síntomas de la enfermedad podrían ser estos: Es la edad de la alegría y del bullicio; naturalmente les gusta divertirse, y está bien; pero ¿por qué no saben divertirse sanamente sin llegar a emborracharse, a armar escándalo, sin meterse a la onda gruesa, como la llaman ellos?

Es la edad del amor, de la preparación para el matrimonio y para la familia; pero, ¿qué amor es ese en el que ya el respeto casi no existe? ¿Qué clase de noviazgos son esos en los que se vive el amor prácticamente como casados sin estarlo todavía? ¿Qué amor humano es ese que sueña casi sólo con el sexo y muy poco con la entrega, el sacrificio, con el verdadero amor en definitiva? Pobre amor, pobres familias futuras, edificadas sobre ese egoísmo .

Es la edad del aprendizaje, muchos de ellos estudian, van profundizando en los conocimientos humanos, pero no profundizan en la religión y en la moral que se les quedan como de siete años. Y así, abandonan muchos de ellos en esta época, muy quitados de la pena, lo que podría ser su mejor ayuda, la religión. Pobre juventud sin Dios .

Una juventud con ideales fuertes, una juventud con valores auténticos, humanos, morales y espirituales, una juventud con Dios; por ahí va la solución .

Juventud con Dios: primavera de la vida. "He encontrado a Cristo y por tanto la alegría de vivir".

Juventud sin Dios: Negra juventud; pétalos marchitos, ilusiones rotas en las manos .

"