¿Qué es la libertad?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El hombre contemporáneo piensa que la libertad es hacer lo que pasa por la cabeza, en el momento que apetece. El rechaza cualquier análisis de sus apetencias porque esto quita el gusto de actuar arbitrariamente. La Moral, ni siquiera es considerada.

Esta libertad equivale a la libertad que podría tener un hombre que guiase un automóvil sin volante: para él lo importante es que se siente libre.

¿Dónde irá a parar? No importa.

Este parece el rumbo que van tomando nuestras sociedades.

¿En qué consiste, entonces, la libertad?

El Papa León XIII, en su famosa Encíclica «Libertas Praestantissimum», define la doctrina católica sobre la verdadera libertad.

«Existe el derecho de propagar en la sociedad, con libertad y prudencia, todo lo verdadero y todo lo virtuoso para que pueda participar de las ventajas de la verdad y del bien el mayor número posible de ciudadanos. Pero las opiniones falsas, máxima dolencia mortal del entendimiento humano, y los vicios corruptores del espíritu y de la moral pública deben ser reprimidos por el poder público para impedir su paulatina propagación, dañosa en extremo para la misma sociedad. Los errores de los intelectuales depravados ejercen sobre las masas una verdadera tiranía y deben ser reprimidos por la ley con la misma energía que otro cualquier delito inferido con violencia a los débiles. Esta represión es aún más necesaria, porque la inmensa mayoría de los ciudadanos no puede en modo alguno, o a lo sumo con mucha dificultad, prevenirse contra los artificios del estilo y las sutilezas de la dialéctica sobre todo cuando éstas y aquéllos son utilizados para halagar las pasiones».

«Respecto a la llamada libertad de enseñanza, el juicio que hay que dar es muy parecido. - Solamente la verdad debe penetrar en el entendimiento, porque en la verdad encuentran las naturalezas racionales su bien, su fin y su perfección; por esta razón la doctrina dada tanto a los ignorantes como a los sabios debe tener por objeto exclusivo la verdad, para dirigir a los primeros hacia el conocimiento de la verdad y para conservar a los segundos en la posesión de la verdad. Este es el fundamento de la obligación principal de los que enseñan: - extirpar el error de los entendimientos y bloquear con eficacia el camino a las teorías falsas. Es evidente, por tanto, que la libertad de que tratamos, al pretender arrogarse el derecho de enseñarlo todo a su capricho, está en contradicción flagrante con la razón y tiende por su propia naturaleza a la perversión más completa de los espíritus. El poder público no puede conceder a la sociedad esta libertad de enseñanza sin quebrantar sus propios deberes»

(Encíclica «Libertas Praestantíssimum», B.A.C., Doctrina Pontificia, vol. II, Documentos Políticos, págs. 246-248).