¿Que es la Eucaristía?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Que es la Eucaristía?

La Eucaristía es el memorial de la última cena y del sacrificio de Jesús en la Cruz, a través del cual Jesús quiso quedarse real y verdaderamente entre nosotros. Es el gesto más grande de amor que Dios pudo dejarnos; y también es la manera más perfecta que nosotros los cristianos tenemos para darle gracias por el inmenso amor que nos tiene. Intentaré explicar esto brevemente.

Un memorial

Cuando nosotros celebramos la misa estamos recordando lo que Jesús hizo con sus discípulos en la última cena (Mt 26,20-35; Mc 14, 17-25; Lc 22, 14-38), pero no sólo es un recuerdo de algo que sucedió hace muchísimos años, también hacemos presente “la gracia” que Jesús les dio a sus discípulos en aquel entonces. Por eso le llamamos “memorial” y no simplemente recuerdo; porque un memorial, hace presente hoy los efectos de las acciones del pasado.

Me explico, al leer su palabra en las lecturas, no sólo recordamos lo que Él dijo, sino que Dios nos lo dice a nosotros hoy; además, cuando el sacerdote menciona las palabras de Jesús en la última cena con sus discípulos, no sólo recuerda la cena y su crucifixión, sino que hace presente a Cristo mismo que se entregó por nosotros; por eso creemos que la hostia y el vino, son verdadera y realmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo, pues no es el sacerdote el que las convierte sino Cristo que en la persona del sacerdote se hace presente una vez más para estar con nosotros. ¡Vaya oportunidad para estar cerca de Jesús!

Y por último, cuando nosotros nos acercamos a comulgar, no sólo recordamos que Cristo quiso venir a estar entre nosotros, sino que entramos en una verdadera y real comunión con Él. Comulgar es por lo tanto la manera más real y verdadera de unirnos con Dios, es el culmen de nuestra búsqueda de Dios. En ese momento nos encontramos con él, no sólo en nuestro pensamiento, ni tampoco sólo en nuestra imaginación, Dios está verdadera y realmente con nosotros, en nuestro interior para purificarnos y llevarnos a la plenitud que todos buscamos.

El símbolo más grande del amor de Dios

Cuando Dios nos creó no se desentendió de nosotros, sino que durante toda nuestra historia, se ha preocupado por guiarnos hacia nuestra felicidad. Esta presencia de Dios que nos acompaña, tuvo su expresión más grande en la Encarnación de su Hijo. En Jesús nosotros podemos tener la certeza de que Dios está con nosotros; toda su persona es como un gran grito que nos dice: “Aquí estoy, no están solos!”. Pues esta presencia no sólo es espiritual, sino que a través de la Eucaristía se hace real y verdadera entre nosotros. Sí, el amor de Dios por los hombres ha sido tan grande que decidió quedarse entre nosotros a través de este sacramento. En él, nosotros podemos experimentar su presencia y su compañía. Así es que Dios no sólo nos amó tanto como para encarnarse, morir y resucitar por nosotros, sino que además se ha quedado entre nosotros a través de la Eucaristía.

Después de verlo así, ¿valdrá la pregunta: cada cuando lo tengo que ir a ver? ¡¿A poco tengo que ir cada domingo?!

Una acción de gracias del hombre

Si creemos que Jesús es perfecto hombre y perfecto Dios, entonces en la Eucaristía todos nosotros estamos representados ante Dios por medio de Jesucristo; por lo tanto no podrá existir ofrenda más agradable a Dios Padre que su mismo Hijo. Así, la Eucaristía es la acción de gracias más grande del hombre a Dios, es la ofrenda perfecta. Claro que si nosotros no nos unimos a la vida de Cristo, pues entonces nuestra participación en esa acción de gracias no será plena. Por este motivo, es importante que la Eucaristía de los domingos sea el momento en el que nosotros le entregamos a Dios todo lo que hemos hecho esa semana, todos nuestros esfuerzos y también nuestras debilidades, pues Cristo la toma y las eleva a su Padre a través del memorial de la cena pascual.

Dice el Catecismo sobre este tema: “La Eucaristía es un sacrificio de acción de gracias al Padre, una bendición por la cual la Iglesia expresa su reconocimiento a Dios por todos sus beneficios, por todo lo que ha realizado mediante la creación, la redención y la santificación. "Eucaristía" significa, ante todo, acción de gracias” n.1360.

Por todas estas razones los obispos no dudaron en decir que “La Eucaristía es fuente y cima de toda la vida cristiana” (LG 11), pues en ella encontramos todas nuestras fuerzas para creer en Jesucristo y seguirlo fielmente, además que vemos realizados todos nuestros anhelos de vivir en comunión con Él.