¿Puedo ser seminarista si me gustan mucho las mujeres?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Puedo ser seminarista si me gustan mucho las mujeres?

Marco pregunta:

Padre,

Hace poco le escuché en una de sus misas dominicales en Monterrey. Y desde entonces he escuchado una voz en mi interior que me pide que le haga esta pregunta. Como no me atrevo todavía a hacerlo en persona, se lo hago por este medio...

Siento que Dios quiere que entre al seminario. No sé si tengo vocación al sacerdocio o no, pero Dios quiere que dé este paso para discernir. Sólo que hay un problema... ¿puedo ser seminarista si me gustan mucho las mujeres? Si sirve la información, tengo 19 años.

Muchas gracias por su respuesta.

Muy querido Marco,

Gracias por enviarme esta nota. Me alegro que Dios nuestro Señor se valga de un pobre instrumento como somos todos los sacerdotes para hacer resonar en tu conciencia su voz.

Me parece que tu actitud es muy valiente y generosa, de darle a Dios siempre lo que él pida. Nunca te vas a arrepentir de tratar así con el Señor, porque Él nunca se deja ganar en generosidad. Pídele a María que te conserve este estilo de seguir a Cristo toda la vida.

Respecto a tu pregunta... Más bien sería desaconsejable que entraras al seminario si no te gustaran las mujeres. Dios llama a su santo servicio a hombres normales, con su corazón, mente, fuerza, pasiones, debilidades, etc. y un elemento muy importante de nuestra condición de varones es nuestra sexualidad y el atractivo por el sexo opuesto.

Naturalmente, el joven que recibe el llamado de Dios y lo acepta, debe ir encausando este atractivo y estas pasiones hacia un Amor más grande, para no limitarse a amar a una sola mujer y unos hijos, sino para amar a todos los hombres y mujeres como Cristo los amó, ejerciendo una auténtica paternidad espiritual.

Durante el período de formación en el seminario, el aspirante al sacerdocio debe consolidar y dar ciertas garantías de que podrá vivir una vida célibe y será fiel a su compromiso de castidad consagrada. Si un muchacho ve que no le será posible dar una orientación a sus pasiones de acuerdo con su vocación, es mejor que no dé el paso al sacerdocio. Pero si te gustan las mujeres, creo que puedes tener excelente madera para sacerdote.

Te encomiendo.