¿Puedo ser diácono permanente sin estar casado?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Puedo ser diácono permanente sin estar casado?

Jonathan pregunta:

Tengo 25 años, soy soltero y siento que Dios me pide una entrega mayor. Desde hace tiempo he pensado en ser sacerdote, pero me siento muy indigno. ¿Puedo ser diácono permanente sin estar casado o está esto reservado a hombres casados?

Estimado Jonathan,

El diaconado permanente es un estado abierto para los varones solteros de 25 años y mayores y para los casados mayores de 35 años, según las normas del Código de Derecho Canónico. Por lo tanto, sí puedes ser diácono permanente después de un debido discernimiento y una adecuada preparación.

Si me lo permites, sería también interesante que con la ayuda de un director espiritual prudente pudieras discernir si Dios no te está llamando al grado del presbiterado, es decir, al sacerdocio. Realmente no es una cuestión de dignidad, sino de aceptación del don que Dios nos hace.

Los diáconos permanentes hacen un servicio magnífico a las comunidades, con su testimonio de caridad, su predicación de la Palabra, etc. Pero también nos hacen falta sacerdotes, pues sólo ellos pueden perdonar los pecados en la confesión, dar la unción de los enfermos y celebrar la eucaristía. Por otra parte, por tu edad, no parecería haber nada que contraindicara que podrías tener por puro don de Dios y no por méritos tuyos, la vocación sacerdotal.

Investígalo en la oración y con tu obispo. Por mi parte, te encomendaré especialmente a la Santísima Virgen María, para que ella te ilumine.