El principio y fundamento de la vida espiritual


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Medite
usted frecuentemente en lo que constituye el "principio y fundamento"
de la vida espiritual, es decir, en quién es Dios, en quién es usted,
cuáles deben ser sus relaciones mutuas, en su condición de creatura, en
su dependencia absoluta y total de Él, y por ese camino llegue usted a
una convicción íntima y profunda de que Dios es el Señor, y por ello,
tiene derecho a un absoluto dominio sobre usted y sobre su vida. Sólo
así vivirá usted con sencillez y docilidad la voluntad de Dios, fuera
la que fuere, y sólo así será usted feliz, ya que el pecado más grave,
y por tanto la fuente de toda la infelicidad del hombre, nace de la
soberbia o no aceptación del amoroso designio de Dios.