El pozo

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El pozo

Se va por su camino
la gente, caminando
y encuentra que Dios mismo
estábala esperando.
Cansado del camino
sentado en el broquel
le dice humildemente
Tú, dame de beber.
Jesús, como te atreves
pedirme de beber
a mí samaritana
que no te puedo ver.
Si supieras mujer
quién te lo está pidiendo,
tú se lo pedirías
y brotará hasta el cielo.

Con su cántaro al pozo
al sol del mediodía
va la samaritana
por el agua de la vida.

Con qué sacar del pozo
el agua de la vida,
sólo será bebida
si la pides con gozo.
El que beba de esta agua
tendrá de nuevo sed,
pero la que daré
será tu nuevo pozo.
Señor eres profeta
me has dicho la verdad,
dime dónde adorar
al Dios que es verdadero.
¿Será en aqueste monte
será en Jerusalén?
Pues créeme mujer
será en el mundo entero.

Con su cántaro al pozo...

Yo sé que ha de venir
el que es llamado Cristo.
Le contestó Jesús:
soy yo, el que habla contigo.
Dejando allí su cántaro
corrió hacia la ciudad:
vengan a ver a un hombre
que ha dicho la verdad.
Muchos samaritanos
fueron hacia Jesús
y oyeron de su boca
las palabras de luz.
Decían: ¡Oh Mujer!,
ya creemos en él.
Véngase con nosotros
Jesús de Nazareth.

Con su cántaro al pozo...