¿Por qué fracasan los hombres?


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

"

¿Por qué fracasan los hombres?

Fracasan muchos hombres, demasiados, en los negocios y en la vida matrimonial, en la profesión y en tantas otras cosas. Le echan la culpa a la mala suerte que persigue a uno hasta atraparlo.

Hay gentes, que, creen haber nacido con esa mala suerte que inexorablemente los hace llegar al fracaso; otros, echan la culpa de sus fracasos al ambiente, a los demás, se enojan contra todo y contra todos, con amargura, porque los ven como enemigos de su triunfo. Indiscutiblemente que hay algo de verdad en esas acusaciones, pero no es toda la verdad, ni siquiera la mayor parte de la verdad; más bien, el fracaso, lo mismo que el triunfo, tiene sus raíces y sus causas, sobre todo dentro de nosotros mismos. Dicho llanamente, de ordinario el que fracasa es porque él mismo puso las causas para fracasar, y el que triunfa puso él mismo los medios para triunfar .

Las causas de fracaso son múltiples; aquí van algunas reglas:

Procura no tener una meta clara y definida en la vida. La mayoría de la gente no sabe exactamente lo que quiere y esta puede ser la principal causa de fracaso .

Procura dejar las cosas para más tarde, para más adelante; es decir, para nunca. Las típicas frases: "Cuando tenga tiempo", "estoy esperando la oportunidad". Y el tiempo y la oportunidad no llegan .

Si por fin te decides a actuar, procura desistir al primer golpe o dificultad. Somos maestros y artistas en empezar las cosas, pero muy poco tenaces en terminarlas .

Piensa negativamente de ti, del mundo, de tu plan: "No sé si podré", "a ver si sale", "esto es muy difícil", "no encuentro colaboración". Hay personas que emprenden una tarea con un 80 por ciento de seguridad de que van a fracasar, y fallan... ¡naturalmente!. Para hacer una cosa, hay que creerla posible. Puedes, si crees que puedes .

Procura hacer las cosas sin entusiasmo, sin ganas, por mera obligación, porque no te queda otra, por rutina o costumbre .

Descuida tu salud con mala alimentación, falta de ejercicio, de descanso, etc. Para poder triunfar hay que mantener bien afinada la máquina, cerebro descansado, corazón con sangre pura, pulmones con oxígeno .

Los excesos en el beber, en el comer y el campo sexual, llevan por la vía rápida y sin escalas al fracaso .

El miedo es un poderoso enemigo que ata, estrangula, paraliza; no se puede triunfar si uno esta poseído por el miedo, por un gran miedo .

Una mala elección en el matrimonio. Esta situación pesa tanto, que golpea incesantemente sobre el entusiasmo por triunfar en otros campos de la vida .

Gastar excesivamente es una buena pista para fracasar, así como el ahorro lo es para el éxito .

El equivocarse en el trabajo o la profesión. Si no se ama apasionadamente el trabajo, no se puede triunfar. Lo que hago es obligado por la necesidad. ¡Qué difícil es triunfar! Hay que amar el trabajo que uno realiza .

Una mala elección de los compañeros de trabajo o no ser capaz de colaborar con éllos, es una poderosa causa por la que muchos hombres fracasan .

No se han nombrado todas las causas del fracaso, pero ciertamente es un lista bastante significativa .

No nos vendría mal antes de echar la culpa a la mala suerte, a la ONU o a la Vía Láctea, analizarnos, para ver si la causa de nuestros fracasos no está dentro de nosotros mismos. Si quieres fracasar no necesitas ser el propietario de todas estas malas cosas, basta con llevar una o dos para conseguirlo. Por ejemplo, el "dejar las cosas para mañana", o "el desanimarse ante el primer contratiempo" .

Cada quien hace de su vida lo que quiere, una aventura apasionante o una triste realidad.

Fracasar o triunfar depende, sobre todo, de nosotros mismos .

"