¿Por qué es tan importante la castidad en la vida consagrada?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Por qué es tan importante la castidad en la vida consagrada?

Inmaculada pregunta:¿Por qué es tan importante la castidad en la vida consagrada?

Hay tres "consejos evangélicos" que son la pobreza, la castidad y la obediencia. Estos consejos son características de la vida de Cristo y tienen que estar presentes en la vida de todos los cristianos según el propio estado de vida. Por ejemplo, la castidad de un joven y su novia y la castidad de los esposos son dos modos diversos de vivir la castidad y ambos son muy contrarios a lo que el mundo propone.

Todos estamos llamados a vivir castamente, pero lo que es específico de la vida religiosa es que la castidad a la que estamos llamados es la que se conoce como celibato.

El celibato por amor a Cristo y a todos los hombres tiene sentido porque Cristo lo eligió para sí y para su Madre. Desde el inicio de la Iglesia el celibato ha sido la vocación que muchos cristianos han recibido y, generalmente, se puede ver la madurez de una Iglesia si hay vocaciones a la vida consagrada en ella.

El celibato también tiene frutos prácticos: nos permite, como decía san Pablo, libres para dedicarnos al Señor en la oración y en el apostolado; es también un signo de que realmente creemos lo que predicamos (que la vida en el tiempo pasa y que ahora debemos edificar el mundo sembrando para la eternidad, etc.) y, principalmente, nos hace más parecidos a Jesucristo y lo hacemos presente en su entrega total e incondicional a los hombres, por amor.

Espero que esto te ayude a entender esta virtud tan hermosa y tan necesaria para dar luz y aire fresco a los hombres y al mundo y a vivirla con mucha alegría y mucho amor.