Pobre Europa.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

POBRE EUROPA

Ya no es la cruz, ni la espada, ni la catedral

el emblema de la vieja Europa .

Hoy lo es a veces el vino, el sexo y la decepción.

Tu juventud ha muerto;

descanse en la paz de los cadáveres.

Vieja Europa,

¿podrá surgir de tu tronco

una rama de esperanza

y una nueva juventud?

Juan Pablo II, profeta de pueblos,

Te hace la pregunta

desde tu grandeza de ayer.