Plegaria Mariana

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Plegaria Mariana

 

Porque en ti veneramos la infinita dulzura,
la señal inequívoca de la vida más pura,
y el hondo sentimiento que se ofrenda en ternura
para que el alma encuentre su senda de ventura.

Venimos a pedirte que seas nuestra guía
y en el tumulto diario de la humana porfía
nos otorgues la gracia, celeste melodía,
de saber que te encuentras en nuestra cercanía.

Venimos a rogarte nos concedas ahora
tu celeste presencia que el corazón implora,
con el éxtasis puro que todo lo colora,
para que estés al lado del alma pecadora.

Con todos nuestros males venimos a rogarte,
porque de toda pena tú eres parte
y todos nuestros daños anhelamos confiarte
y sea nuestro alivio sin recelo nombrarte

Supiste de la angustia que se clava mordiente,
del dolor que penetra cual espada inclemente,
y has sufrido en tu propio corazón la insistente
tristeza irreprimible de una madre sufriente.

Por eso recurrimos, oh Madre, a tu consuelo.
Tú que has sufrido sabes cuál es nuestro desvelo
y comprendes la dulce plenitud de este anhelo
que ansía hallar la senda radiante de tu cielo.

Su ternura hacia un cielo de piedad nos alienta:
por eso repetimos su Nombre en la tormenta,
por eso la llamamos en la hora más cruenta,
y en nuestra propia culpa medimos nuestra afrenta.
Por eso cuando vamos doloridos, llagados,
bajo el fragor y el peso del mal anonadados,
hacemos a la Virgen incesantes llamados
y todos por su nombre salimos consolados.
Amen