Pidamos a Dios con sus propias palabras, las de Él