Pidamos a Dios amar nuestro trabajo