Del Padre Hurtado

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Del Padre Hurtado

Te escucho en el silencio de la noche

Tu silueta bajo un puente deambula sin descanso

Un soplo de tu aliento envuelve todo en un instante

Tus palabras alivian la tristeza

Tu voz llego a los hombres mas desamparados

Tu canto fue el poema de los pobres

De los niños descalzos de tu pueblo.

Nada te detiene ni el desgano ni el desprecio

En los barrios brota el fruto de tus manos

Dar hasta que duela al que no tiene darle abrigo

Fue el anhelo de tu corazón valiente

Tu voz llego a los hombres...

Padre ven tu sueño esta esperando de nosotros

Para apaciguar el frío y el dolor

Una mano y otra mano en tu hogar

Para apaciguar el frío y el dolor