Otra vez, Cuernavaca.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Otra vez, Cuernavaca

Cuernavaca es una ciudad encantada.

Su clima me envuelve en una atmósfera

de paz y ternura y auténtica felicidad.

Sus jardines exuberantes deárboles y flores:

sus aguas cristalinas, su cielo y sus estrellas,

los llevo en el corazón.

Recuerdos vibrantes de calor y nostalgia

duermen en mi alma,

y despiertan alegremente cuando vuelvo a ella.

¡Qué felices los días en Cuernavaca!

Son medicina que me cura de malestares

enojos y cansancios.

Todas las penas acumuladas del año viejo aquí quedan.

Lleno mis pulmones de aire más puro;

mi alma de luces y anhelos nuevos;

y mi corazón lo lleno del Dios que hizo con sus manos

tantas cosas bellas.