Obedecer a Dios es una virtud