Noche serena 2.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

"

Noche Serena

Qué noche tan serena, tan luminosa.

Un cielo limpio, media luna brillante, pura,

alumbrando los caminos blancos de la fronda.

Y pocas estrellas, pero muy lucientes.

Salí a la noche de luna y estrellas,

noche clara, refrescante.

De buena gana me hubiera quedado,

dentro de la noche tranquila, sin dormir,

nada más mirando la belleza de las cosas,

a esa media luz de la luna en cuarto creciente.

La paz que la noche tiene la anhela mi alma.

Quisiera poseerla sin estorbos, sin final.

¡Oh noches claras!, noches de Castilla,

noches de Tepeji, serenas,

¡cuánto mensaje de Dios encerráis!

"