No vacilando nunca.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

NO VACILANDO NUNCA

Cuando le preguntaron a Alejandro Magno

cómo ganó el mundo, respondió:

“No vacilando nunca”.

Vale para Alejandro y para ti.

Primero pensar muy bien una meta

y luego decidirse a conquistarla

con todas las fuerzas del alma

y del cuerpo.

Los obstáculos se interponen,

la prudencia humana gritará: “¡Peligro!”;

querrá elánimo doblarse,

la fe quebrantarse,

pero no hay vuelta atrás.