¿No le parece que el rosario es monótono y aburrido?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿No le parece que el rosario es monótono y aburrido?

Maruca pregunta:

Padre, desde niña rezo el rosario y antes era una oración que me gustaba mucho. Ahora que estoy en bachillerato, lo he dejado completamente. Prefiero hablar con Dios y con María de manera espontánea. Las fórmulas hechas me parecen muy aburridas y siento como si estuviera sólo repitiendo palabras. ¿No cree que el rosario es monótono y aburrido? ¿Por qué lo seguimos rezando?

Muy apreciada Maruca,

La oración es un diálogo de amor con Dios. Por ello, como tú bien dices, no puede reducirse a repetir palabras huecas, como lo haría un loro. De hecho, nuestro Señor fue muy duro con las personas que repetían las palabras piadosas con los labios pero sus corazones estaban lejos de Él.

Sin embargo, nosotros usamos un lenguaje y nos comunicamos con palabras. Por ello, la Iglesia ha recogido aquellas expresiones más hermosas de la Escritura y de la tradición y nos las ha enseñado como "fórmulas" que nos ayuden a hablar con Dios. Como gusta decir el Papa Benedicto XVI, aquí, nos vienen dadas las palabras, lo que tenemos que hacer es que el corazón concuerde con ellas, para que estén llenas de significado.

En el caso del rosario, además, el hecho que se repitan tantas Ave Marías puede hacernos caer en la rutina. Sin embargo, si entramos a un nivel más profundo, estas repeticiones se convierten en una ayuda... El rosario no es sólo para repetir fórmulas, sino para contemplar con María el rostro de Cristo en cada uno de sus misterios. Así, sintonizamos con el corazón de la mujer más perfecta y hermosa por excelencia y que más de cerca ha imitado a Jesucristo... Con ella contemplamos la anunicación, a Cristo que nace en Belén, que instituye la Eucaristía, que padece ene le huerto, que muere en la cruz, que resucita, que nos envía al Espíritu Santo, que corona a María como reina de toda la creación, etc.

Por ello, no te quedes en la superficie. Esta especie de tedio que experimentas puede ser una invitación del Espíritu Santo para entrar en la profunidad del rosario. Te recomiendo que leas también la carta de Juan Pablo II sobre el santo rosario que se llama "Rosarium Virginis Mariae". Te será de mucho provecho.

No dejes de pedir al rezar a María por las vocaciones, por favor. Ella siempre nos escucha y protege con especial amor a la Iglesia.